Si Advaniji no quisiera, nunca habría sido Primer Ministro.