Si Pakistán no hubiera aceptado la demanda de detener la infiltración transfronteriza y Estados Unidos no nos hubiera transmitido la garantía de Pakistán de hacerlo, entonces nada podría haber detenido una guerra.