El mundo occidental ama la liberalización, siempre que no les afecte.