No se puede imponer la filantropía. Tiene que venir desde adentro, y cuando lo hace, es profundamente satisfactorio.