Si uno ha sido bendecido o ha tenido la suerte de haber obtenido mucho más de la riqueza normal, es natural que uno espere cierta responsabilidad fiduciaria en términos de cómo se aplica, utiliza y apalanca esa riqueza para los fines de la sociedad.