Siempre nos hemos visto a nosotros mismos como indios. Nunca nos hemos visto como hindúes, musulmanes, cristianos o budistas.