Mi hermano Art era un tonto. Tenía un grupo que se sentaba en un banco de un parque en Nueva Orleans y cantaba armonías por la noche, y ganaban todos los concursos de talentos y atraían a todas las chicas, ya sabes.