Las personas podrían decidir racionalmente que las relaciones prolongadas requieren demasiado tiempo y esfuerzo y que preferirían hacer otro tipo de cosas. Pero la mayoría de la gente tiene miedo al rechazo.