El escándalo de la financiación de campañas en Estados Unidos es el calentamiento global de la vida política estadounidense: el efectivo sustituye a la mortal radiación solar.