La libertad del trabajo servil debería ser un grito de guerra, no un garrote para usar contra la izquierda. ¿Cuánta libertad hay en tener que hacer algo que odias para sobrevivir?