Asignar a los escritores la responsabilidad de representar una cultura es una carga onerosa.