A veces me intimidan las personas, los intelectuales, porque no tengo una gran educación. Lo único que siento que me ayuda a competir con todas estas personas, personas con títulos de Harvard, con las que estás involucrado y con las que tienes que trabajar, es que tengo los pies en la tierra.