Cuando hablamos de emoción, realmente hablamos de una colección de comportamientos que son producidos por el cerebro. Puedes mirar a una persona en medio de una emoción y observar cambios en la cara, en la postura del cuerpo, en la coloración de la piel, etc.