Había una convicción implícita de que la ONU sería más fuerte que la suma de sus estados miembros constituyentes.