La pobreza es multidimensional. Se extiende más allá de los ingresos monetarios a la educación, la atención médica, la participación política y el avance de la propia cultura y organización social.