Ni India ni Rusia perciben una amenaza por la fuerza del otro. Cada uno ve un beneficio para sí mismo en el aumento de la fuerza política y económica del otro.