Las tres cosas ordinarias a las que a menudo no prestamos suficiente atención, pero que creo que son los impulsores de todo éxito, son el trabajo duro, la perseverancia y la honestidad básica.