Nuestra experiencia es que no es muy difícil hacer negocios en China. Pero el problema es cuánta estabilidad tiene en términos de lo que negocia desde el principio y cuándo tiene los pies y las inversiones en el suelo.